¿Que es un grupaje?

El grupaje es un método empleado en la exportación e importación de mercancías que tiene como objetivo transportar la carga de varias empresas a la vez. Un sistema muy común en cualquier tipo de mercancías, tanto sea por carretera, aéreo, como marítimo o ferroviario.

En ocasiones algunas empresas usan el término “consolidado” para referirse a él ya que consiste en consolidar  o agrupar pequeños envíos de mercancías de diferentes empresas pero que tengan un destino similar hasta completar el contenedor o tráiler.

Obviamente el grupaje ofrece interesantes ventajas para el cliente. Una de ellas es el ahorro de costes ya que las empresas pueden enviar pequeñas cantidades sin tener porque contratar todo un contenedor para la realización de dicho envío. Éste hecho en ocasiones no es rentable para las pequeñas y medianas empresas.

También es un método que ayuda a las exportaciones de las empresas, sobre todo al inicio de las mismas. Esos altos costes de los contenedores pueden echar para atrás a muchas empresas que están empezando, pudiendo ahorrar costes gracias a los grupajes y por ende, sumarse a estas acciones y que sus mercancías puedan llegar a destinos más alejados.

Otra de las ventajas del grupaje es la puntualidad sobre todo en lo que se refiere al transporte terrestre. Hay empresas de transporte que ya disponen de rutas fijas facilitando a la empresa que en unos pocos días -como mucho incluso hasta dos o tres- puedan trasladar su mercancía a cualquier parte del continente. Y acordar así con el intermediario o cliente la llegada de la mercancía en un día y hora acordados.

A la hora de contratar un grupaje es necesario saber qué transporte se va a necesitar. Lo más habitual es que para los viajes de hasta tres días se use el transporte terrestre. Mientras que para plazos mayores, se opte por el transporte marítimo. Y para envios urgentes siempre estará la opción del aéreo. También es importante tener en cuenta el tipo de mercancía y en función de eso, adaptar los plazos de entregar para el cliente final.

Por ejemplo, el grupaje es especialmente interesante cuando la mercancía ocupa poco volumen pero tiene un coste elevado, como puede ser la importación de electrónica de consumo  como tablets, smartphones… las empresas de transporte deben estar dadas de alta como transportistas internacionales para realizar acciones de grupajes.