Tipo de contenedores marítimos

Cada día centenares de contenedores marítimos salen de los principales puertos de España hacia mercados exteriores, la opción preferida por un elevado número de empresas (y en ocasiones la única) para llegar a algunos de los puntos de exportación más importantes a nivel mundial. ¿Cuáles son los tipos de contenedores marítimos que existen?

Gracias a éstos, muchas empresas de todo el mundo pueden hacer llegar sus mercancías hacia mercados económicamente atractivos. Tanto las empresas españolas como exportadoras, así como los contenedores marítimos que llegan a nuestras costas procedentes de todo el mundo ayudan sobremanera a la logística de estas empresas. En ocasiones, la forma de transporte más rápida, segura y económica para ellas.

Los contenedores marítimos se encuentran fabricados en acero en la mayoría de las ocasiones. Se busca la máxima calidad y seguridad. En este tipo de operaciones nada puede fallar.  También los hay de aluminio y en menor caso de madera, eso sí todos ellos recubiertos en su interior de materiales que protegen a la mercancía de las diferentes condiciones climatológicas a las que deben hacer frente, como el excesivo calor o las altas tasas de humedad dependiendo del punto de destino en concreto.

Estos contenedores marítimos disponen de una serie de características comunes, independientemente de la tipología que sea, como son una identificación alfanumérica -de entre 4 y 7 números- y enganches o twistlocks, para ser enganchados a las grúas en procesos de carga y descarga.

En lo que a sus medidas se refiere suelen ser de 20 pies (aproximadamente 6 metros de largo) o 40 pies (aproximadamente 12 metros de largo), y ya carga máxima puede variar según la naviera y el tipo de contenedor. Los contenedores más normalizados internacionalmente de 20 pies tienen un peso bruto máximo de unas 30,48 t (es decir, la carga más la tara o peso del contenedor) y los de 40 pies de unas 32,5 t.

Contenedores transporte marítimo.

Los contenedores marítimos más utilizados son:

Dry Van. Son los contenedores marítimos más habituales y que no cuentan con refrigeración o ventilación especial, se encuentran cerrados herméticamente.

High Cube. Son contenedores marítimos de 40 pies con una altura especial que puede llegar hasta los 9,6 pies.

Open Top. Son contenedores con apertura en la parte superior y permite que la mercancía sobresalga.

Open Side. Contenedor marítimo para cargas de 20 o 40 pies aunque específicamente usado para cargas de mayores dimensiones en longitud.

Reefer. Contenedores marítimos que dispone de un sistema especial de conservación de la temperatura, tanto frío como calor, regulable mediante termostato por lo que deben ir en todo momento conectados funcionando bajo corriente trifásica.

Flat Rack. Son contenedores sin paredes laterales y a veces sin paredes delanteras y posteriores. Ideal para cargas sobredimensionadas, quienes optan por ellos deben pagar suplementos por su uso al igual que ocurre con los Open Top.

Tank o Contenedor cisterna. Contenedores marítimos usados para el transporte de líquidos a granel. Una especie de cisterna contenida dentro de una serie de vigas de acero que delimitan un ortoedro y cuyas dimensiones son equivalentes a las de un Dry Van.  Se puede apilar sin dificultad.

Flexi-Tank. Contenedores marítimos usados para el transporte de líquidos a granel, una alternativa al contenedor cisterna anterior.  Normalmente es de 20 pies, en cuyo interior se fija un depósito flexible de polietileno de un solo uso denominado flexibag.